Nos gusta tutelar el talento

28 Mayo 2018

De izquierda a derecha, Angel Luis (alumno)  y Jon Cortina (tutor)

Hace un par de años, Fundación ONCE nos propuso participar en el ‘Aula de emprendedores: aprende y emprende’, de la Fundación Prevent, un programa de formación y acompañamiento dirigido a emprendedores con discapacidad para la puesta en marcha o aceleración de una iniciativa empresarial de reciente creación.

Cada uno de los alumnos que participan en el aula, cuya formación se imparte en la Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (Esade), tiene asignado un tutor que le acompaña a lo largo del curso y le orienta y le ayuda a dar forma a su proyecto. ILUNION ha participado ya en dos ediciones con resultados muy gratificantes, pues los dos alumnos a los que hemos tutelado han conseguido sendas becas de 5.000€ para la puesta en marcha o aceleración de sus respectivos negocios.

En la primera edición asesoramos a una mujer llamada Ana Irene, que quería poner en marcha una empresa que imparte talleres formativos a niños sobre nutrición y hábitos saludables. La verdad es que era un proyecto bien bonito y fue una gozada colaborar con alguien joven, con los estudios recién terminados, con veintipocos años y un montón de ganas, porque tienes la sensación de que le estás ayudando a conseguir un sueño y, de paso, te contagia parte de su ilusión.

Durante este segundo año hemos tutelado a Ángel Luis, un hombre de 48 años, psicólogo y hasta hace poco director de recursos humanos de una multinacional de biotecnología, que ha decidido replantearse las cosas y poner en marcha un proyecto propio.

Mientras que la mayoría de los alumnos realiza el curso y durante el mismo diseña y lanza su proyecto, Ángel Luis puso en marcha su negocio a la vez que recibía la formación de la Fundación Prevent.

El proyecto de Ángel Luis consiste en una empresa de consultoría de recursos humanos  especializada en el desarrollo de equipos de alto rendimiento a través de la prestación de servicios de coaching, formación y mediación, pero contando como elemento diferencial con la utilización de técnicas de psicología clínica y neurociencia.

Precisamente, un gran valor añadido de su proyecto es su experiencia en ansiedad, estrés y depresión como psicoterapeuta, al tener, en paralelo, un centro de psicología sanitaria dirigido a particulares, lo que les permite estar actualizados en las terapias más eficaces y ofrecer programas a empresas basados en metodología científica.

Nos consta que, tras los inicios, que siempre son duros, está contento, pues las cosas están yendo conforme a lo previsto en el plan de negocio.

Me gustó trabajar con él porque, si bien se trata de un perfil senior, buen conocedor del área de recursos humanos, creo que le hemos ayudado a pulir y definir sus ideas y ponerlas en formato empresa, y esto siempre es gratificante.

A mi juicio, iniciativas como esta no solo ayudan a normalizar la inclusión laboral de las personas con discapacidad, sino a fomentar el emprendimiento de estos jóvenes llenos de talento, ganas e ideas para contribuir al crecimiento social y económico de la sociedad, pues no sólo generan empleo para sí mismos, sino para otras personas.

Jon Cortina es el director del departamento de Nuevos Proyectos de ILUNION.

 

COMPARTIR