06 Octubre 2020

Imagen de José Manuel Martín con una C detrás, identificándolo como uno de los Champion de ILUNION Digital Workplace

Hace unos días tuve la oportunidad de presentar uno de los webinar que, desde el departamento de Sistemas de ILUNION, se están organizando periódicamente para la implantación de ILUNION Digital Workplace, un proyecto de transformación digital y cultural en nuestra organización que se asienta sobre tres pilares básicos: la productividad individual, la colectiva y la metodología ágil.

Hasta el momento habían sido directores y responsables de área los que habían dado paso a los formadores de los webinar. En esta ocasión, se quiso recurrir a una figura que ha sido clave durante la implantación y desarrollo de las diferentes fases del proyecto: los Champions, una especie de compañeros aventajados que han recibido una formación de mayor profundidad y con quienes se ha pretendido involucrar a todos los miembros de la organización en esta gestión del cambio.

Con esta formación más profunda y técnica, los Champions, embajadores digitales de la compañía, tenemos la misión de ser guías en este proceso de transformación, colegas de viaje en la implantación de nuevos procesos que mejoraran la productividad de todos. Pero ¿somos importantes los embajadores para las compañías y para nuestros compañeros? Y en caso afirmativo, ¿por qué?

A la primera pregunta, después de mi participación como Champion en ILUNION Digital Workplace, respondería un SÍ rotundo. Somos importantes. El porqué sería un poco más complejo y variaría siempre según la óptica desde donde lo observemos -desde el punto de vista de la propia compañía, de nosotros mismos y de nuestros compañeros-, pero, en cualquier caso, son las innumerables ventajas para todos los que hace que sea importante contar con embajadores digitales para la transformación en las organizaciones que quieran abordar este importante cambio. Algunas de ellas:

  • Se crea un canal de comunicación interna informal y entre pares, que fomenta y potencia las relaciones personales entre los miembros de la organización.  
  • Durante el acompañamiento se pasa de un modelo tradicional jerárquico a uno de organización horizontal, que potencia y consolida las relaciones entre iguales.
  • Estas relaciones entre iguales, y la eliminación jerárquica en el proceso, hace que aumente el interés en los procesos de cambios y la concienciación.
  • Los embajadores digitales democratizan los procesos y los llevan a las mesas de las oficinas. La implantación deja de ser un ‘tema’ de despachos para convertirse en un bien para los compañeros.
  • Los compañeros creen más en los procesos de cambio en la organización que vienen avalados por sus compañeros.
  • Los compañeros de mesa son siempre más accesibles. Los problemas en los equipos y las dudas se solucionan de una mesa a otra en muchos casos. La mayoría de los problemas del día a día ya no requieren la intervención de técnicos informáticos, ahora inmersos en adaptar los equipos con las nuevas herramientas.
  • La transformación digital requiere de nuevas formas de trabajar y va aparejada a cambios profundos en las personas y sus emociones. Estos cambios son más fáciles cuando los emprendes acompañado.  

Estas son algunas de las ventajas que se me ocurren, seguro que habrá muchas más, algunas de más calado que otras, pero todas permitirán que los procesos de cambio caminen hacia delante y que no se queden estancados. Como Champion, y creo que muchos de los colegas que comparten esta ‘tarea’ conmigo estarán de acuerdo, sientes una motivación extra, ya no solo con los procesos transformadores, sino con el propio trabajo diario, que ahora se puede realizar desde lugares muy diferentes y de manera mucho más productiva.

No hay duda de que el confinamiento que hemos vivido en los últimos meses y toda la situación que ha provocado la pandemia ha ayudado a la transformación digital de las compañías en general. Pero ha sido, sin duda, un espaldarazo para aquellas que ya trabajaban en planes estratégicos para la gestión del cambio en el corto y medio plazo, como en el caso de ILUNION.

Incluir la gestión del cambio en los planes estratégicos, potenciarlo con formaciones de muy alto nivel y contar con personas de la organización para ayudar a la implantación del proyecto, hace que los procesos de cambio y transformación estén más cerca del éxito. Un éxito que no es solo de la propia empresa, sino que repercutirá en el bien común de cada uno de los que formamos parte de esta.

Por José Manuel Martín Herrero, Social Media Manager de ILUNION

 

COMPARTIR

Agregar comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.