19 Julio 2018

Casos de éxito

Consejos de ILUNION seguridad para evitar robos en coches

Es verano, hace sol, disfrutamos de las merecidísimas vacaciones, todo nos parece maravilloso e, inevitablemente, nos relajamos, damos tranquilos paseos con el coche, paramos en un lugar estupendo para hacernos una foto y al volver ¡sorpresa! El cristal del copiloto está hecho añicos y las cosas que teníamos dentro ya no están ahí.

Estadísticamente se comenten más robos de vehículos en los meses de verano y también en días de lluvia. Sin embargo, tomando una serie de sencillas precauciones podemos evitar que los ladrones nos amarguen las vacaciones. Para empezar, hay que intentar ponérselo difícil a los aviesos cacos.

Si tenemos que sacar o meter objetos en el maletero, nunca lo haremos en la zona de  estacionamiento  del vehículo. Es mejor hacerlo antes de entrar en el aparcamiento, si se dispone de plaza de garaje, o descargar las cosas en el portal de la vivienda y luego buscar un buen sitio donde dejar el turismo.

Incluso cuando estamos circulando, no dejaremos objetos a la vista (bolsos, ordenadores, teléfonos móviles, etc), sino que los colocaremos en el piso del coche o en la guantera.

Siempre que abandonemos el vehículo, quitaremos el contacto y llevaremos las llaves encima. El robo en gasolineras es bastante común, y los ladrones aprovechan que estamos repostando para robar el coche con las llaves puestas, incluso con pasajeros dentro del turismo.

Grabar el número de bastidor en las lunas de los cristales de nuestro vehículo es un sistema muy eficaz y económico para evitar la sustracción del coche.

ESTRATAGEMAS

Toda medida es poca para ahuyentar a los ladrones, que utilizan muchas estratagemas para robar. Por ejemplo, provocar  un pequeño accidente o avisarnos de que llevamos una rueda pinchada para que nos bajemos del coche y así poder sustraer el vehículo o algún objeto de su interior.

Si a la hora de dejar nuestro vehículo estacionado, sospechamos de alguna persona que se encuentre en los alrededores, es aconsejable cerrar el vehículo con la llave y no con el mando a distancia. De esta forma evitaremos que puedan copiar el código de nuestro mando.

Otra medida de precaución que podemos tomar cuando circulemos con el vehículo es bajar los seguros de las puertas. Además, a la hora de estacionar el coche en la calle, intentaremos hacerlo en vías transitadas y bien iluminadas.

Si, por el contrario, optamos por utilizar un aparcamiento, tanto los privados tienen sus peligros. Por ejemplo, en los que hay en centros comerciales, cines u otros lugares públicos existe una gran afluencia de personas. Los ladrones pueden saber cuándo hemos aparcado el vehículo y, por lo tanto, calcular el tiempo de que dispone para perpetrar la sustracción.

Por eso, en este tipo de aparcamientos se recomienda estacionar el coche cerca de la garita del vigilante o de la zona de acceso al establecimiento.

APARCAMIENTOS PRIVADOS

Por otro lado, en los aparcamientos privados que no están vigilados, la inmensa mayoría, el problema surge cuando algún ladrón logra colarse en su interior.

Para evitar este problema, es recomendable que, una vez hayamos accedido al estacionamiento, esperemos hasta que la puerta de la calle se cierre completamente.

Hay que tener en cuenta que un aparcamiento bien iluminado evita en gran medida los robos en los vehículos.

Mucha gente cree que es seguro dejar las cosas en el maletero, sin embargo, para un ladrón abrir un maletero es relativamente sencillo. Por eso, en ningún caso es recomendable dejar objetos de valor en el interior del coche.

En cuanto al tipo de vehículo en el que robar. Lo cierto es que cada cierto tiempo hay un modelo que se pone de moda entre los ladrones. Pero si algún vehículo es apetecible para un ladrón, es aquel que se encuentra aparcado en una zona poco iluminada o aquellos que les dan facilidades. Por ejemplo: coches con llantas de aleación que no tienen tornillo antirrobo.

Dice un refrán que “cerrar el arca ya hecho el robo, es precaución de bobo”, por eso, este verano, no olvidéis ser cautos.

 

Javier Cabanas, director del Área de Conducción de ILUNION Seguridad

 

COMPARTIR

Agregar comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.