Más de mil millones de personas viven en todo el mundo con alguna discapacidad. En los años futuros, la discapacidad será un motivo de preocupación aún mayor, pues su prevalencia está aumentando. La población está envejeciendo, y se esta produciendo el aumento mundial de enfermedades crónicas tales como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y los trastornos de la salud mental.

En todo el mundo, las personas con discapacidad disponen de una menor participación económica y unas tasas de pobreza más altas que las personas in discapacidad. Esta situación es mayoritariamente consecuencia de los obstáculos que entorpecen el acceso de las personas con discapacidad a servicios básicos como la salud, la educación, el empleo, el transporte, o la información